miércoles, 1 de julio de 2015

Woody Allen

El director de cine Woody Allen iniciaba ayer sus vacaciones veraniegas por Europa, y escogió aquella famosa ciudad de «cuento de hadas con Príncipe y todo» que conoció hace ya 13 años, cuando recogió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes. Hace poco, en una entrevista, destacó también Oviedo como la ciudad en la que «me gustaría jubilarme». Por eso, cuando planeó realizar un viaje con su familia por el viejo continente, lo tuvo claro: «Primero quiero pasar por Asturias», confirmó a su amigo Natalio Grueso, que vino con él y Soon-Yi desde Nueva York en su avión privado. ¿La razón? Cuando Allen recibió el Premio Príncipe de Asturias nació entre ellos una amistad que creció con los años y las numerosas visitas que el cineasta ha realizado a Asturias, tanto para actuar con su banda de jazz, como para estrenar película y hasta para participar en una campaña de promoción de la region. Grueso siempre ha sido su compañía en esos viajes y su relación ha ido 'in crescendo', hasta el punto de que el exdirector del centro cultural de la ría avilesina colabora en estos momentos en la producción de una modesta obra de teatro en Estados Unidos con el famoso realizador de cine.

No hay comentarios: