domingo, 1 de febrero de 2009

La Antártida



La Antártida es un
continente aislado, no sólo de otras tierras, sino también de otros mares, pues la Convergencia Antártica, frontera entre las aguas templadas de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico y las frías del Antártico, es una barrera ecológica para la mayoría de las especies marinas. La excepcionalidad ecológica de la Antártida no estriba en su gran número de especies, sino en las enormes poblaciones de cada una de ellas, y en las sorprendentes adaptaciones que presentan. El krill, una pequeña gamba que sirve de alimento a la mayor parte de la cadena alimenticia de estos ecosistemas, se cuenta por millones de toneladas siendo, probablemente, la mayor concentración de biomasa de una única especie del mundo.
De aves hay sólo diecinueve especies, cinco de ellas pingüinos; de pinnípedos, grupo al que pertenecen las focas, seis. Los peces presentan increíbles adaptaciones para poder vivir en unas aguas que pueden bajar de cero grados. Unos tienen anticongelantes; otros, como los peces del hielo, no tienen hemoglobina, siendo prácticamente transparentes. Sólo dos especies de plantas superiores han conseguido sobrevivir en estas condiciones extremas: el pasto antártico y el clavel antártico. El resto del mundo vegetal se reduce a las algas, líquenes y musgos, que tapizan las rocas dándoles un aspecto multicolor.

No hay comentarios: